PRESENTACIÓN

EL BLOGG QUE SE PRESENTA, PRETENDE SER UNA HERRAMIENTO ÚTIL PARA LOS ALUMNOS QUE CURSAN LA UNIDAD DE APRENDIZAJE DE INSTITUCIONES POLÍTICAS EN EL ESTADO DE MÉXICO, ASÍ COMO UN CANAL DE COMUNICACIÓN Y DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN QUE COADYUVE EN SU PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE.

domingo, 28 de febrero de 2010

ENFOQUES TEÓRICOS MÁS COMUNES

1. Enfoque legal-formal (o institucionalismo clásico)
Las raíces de la ciencia política se encuentran en el estudio de las instituciones. En este enfoque se analizan las instituciones y cómo pueden afectar al comportamiento de los individuos. Estos estudios se centran preferentemente en las instituciones formales y no en las informales. Este enfoque está caracterizado por la importancia de la ley, de las estructuras, la comparación entre los sistemas globales (no organizaciones individuales), por el estudio de las raíces históricas y por la prescripción normativa.

2. El conductismo
El conductismo se basa en explicar la conducta política, fundamentalmente electoral, mediante la búsqueda del algoritmo que permita caracterizar los alineamientos y la conducta del electorado.
Los teóricos del conductismo proponían huir de la interpretación de los hechos políticos a partir de la legislación, las estructuras formales y de las consecuencias de ambas en la realidad, es decir, del institucionalismo clásico. Los cultivadores de los enfoques positivistas abrazaron el método científico de las ciencias sociales y antepusieron el individualismo metodológico como forma de escudriñar la política. Son los individuos y no las estructuras quienes tienen la llave para explicar los acontecimientos. En este tema se tratan las características del conductismo, que se contraponen al institucionalismo clásico.

3. El neo-institucionalismo histórico
La idea subyacente a este enfoque es que las elecciones realizadas cuando se diseña una institución o cuando se inicia una política tendrán una influencia duradera sobre esa política o institución. Las instituciones, se dice, siguen una ‘lógica de la secuencia o de la dependencia’: los pasos dados en un momento dado determinan los pasos futuros.

4. El neo-institucionalismo normativo
Este enfoque se basa en la centralidad de los valores y las normas (formales e informales) para explicar el comportamiento de las organizaciones y sus actores. En este caso, los actores no actúan conforme a tendencias históricas o a pasos dados en momentos determinados. La ‘lógica de lo apropiado’, lo que se adapta mejor a los valores y lo ‘normal’ en una institución es el motor de la acción y del cambio sobre las instituciones.

5. El neo-institucionalismo racional
El enfoque de la elección racional también parte básicamente del individualismo metodológico y se nutre de la ciencia económica desde el punto de vista epistemológico. Este enfoque pretende explicar los fenómenos políticos a partir de los intereses individuales que se expresan mediante elecciones racionales. Al igual que el conductismo, el enfoque de la elección racional supone un rechazo del institucionalismo por cuanto que las instituciones constituyen obstáculos para el desarrollo de los actores, salvo en los enfoques de los autores que combinan la elección racional
con las instituciones, objeto preferente de este tema. En este enfoque se sigue la ‘lógica de las consecuencia’. Los individuos racionales actúan en función de la maximización de los resultados de sus acciones, es decir, de las consecuencias de sus acciones.

6. Teoría normativa y teoría del discurso
La teoría normativa se encuentra en líneas generales en una posición contraria a la metodología positivista. Su método no sigue la línea lógica de las ciencias naturales: medición, consecuencia causal, refutación y generalización. Los teóricos normativos utilizan básicamente otros tres métodos diferentes (La coherencia interna de los argumentos morales; Los métodos de otras disciplinas como la antropología y la historia; finalmente contrastan sus argumentos con sus intuiciones morales.

Referencia: Michael J. Sodaro

Datos personales

Mi foto
Estudié la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública y la Maestría en Estudios para la Paz y el Desarrollo; ambos grados los obtuve con mención honorífica. Actualmente soy candidata a Doctora en Derecho con especialidad en Derechos Humanos por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España.